¿Cómo van las matrículas en universidades e institutos tras la alta deserción del 2020?

La crisis económica y sanitaria ha puesto en una situación muy compleja a muchos niños y adolescentes que han abandonado los estudios. Más allá de las cifras, se trata de personas que no están desarrollando al máximo sus capacidades cognitivas y sus habilidades físicas en una etapa clave para el aprendizaje, por motivos que ellos no pueden controlar e incluso, algunos más pequeños, no comprenden.

Pero la pandemia ha impactado también en los alumnos que cursan estudios superiores. El ministro de Educación, Ricardo Cuenca, reveló que la deserción llegó a 18% en universidades y a 38% en institutos tecnológicos durante el 2020.

Juan Manuel Ostoja, presidente de la Federación de Instituciones Privadas de Educación Superior (Fipes), estima que en el 2020 más de 450.000 jóvenes dejaron sus estudios técnicos o universitarios, o no pudieron empezarlos.

MIRA: Colegios privados en crisis por la pandemia: deserción y nuevas exigencias del Minedu los tienen contra las cuerdas

Asimismo, Ostoja detalla que el año pasado se registró una caída de entre el 15% y el 20% de las matrículas en las universidades. Incluso, agrega, algunas instituciones tuvieron una disminución del alumnado en un 40% durante el primer semestre del 2020.

Respecto al 38% de deserción en institutos dadas por el ministro de Educación, Julio Cárdenas, presidente de la Asociación de Institutos y Escuelas de Educación Superior (Asiste Perú), indica que esa cifra equivale a poco más de 170.000 estudiantes.

“En Asiste Perú, proyectamos, al inicio del año académico 2020, una caída importante en el número de matrículas. Eso estaba entre 90.000 y 100.000. Meses después, calculamos que entre 70.000 y 80.000 se habían retirado en el transcurso del ciclo académico. Cifras que están en línea con lo estimado por el Minedu”, afirma Cárdenas.

MATRÍCULAS

Para el 2021, Ostoja cuenta que había optimismo en las universidades y en los alumnos, ya que los indicadores epidemiológicos y económicos eran favorables al cierre del 2020 y al inicio del año en curso. Sin embargo, esa tendencia positiva cambió a raíz del anuncio de la cuarentena que entró en vigencia el 15 de febrero y terminó el 1 de marzo.

“Yo creo que ahí volvieron los temores a una cuarentena larga como el año pasado y a los problemas económicos que se iban presentar en las familias, las empresas y en general. Esto frenó la recuperación que estábamos teniendo”, indica Ostoja.

Juan Manuel Ostoja, presidente de Fipes, considera que la mayoría de universidades va a priorizar la salud de sus alumnos y de su personal. Por tanto, continuarían con clases virtuales y solo en casos de trabajos en laboratorios u otros similares, se hará de manera presencial. (Foto: Eduardo Cavero / Archivo)
Juan Manuel Ostoja, presidente de Fipes, considera que la mayoría de universidades va a priorizar la salud de sus alumnos y de su personal. Por tanto, continuarían con clases virtuales y solo en casos de trabajos en laboratorios u otros similares, se hará de manera presencial. (Foto: Eduardo Cavero / Archivo)

El proceso de matrícula aún no termina en muchas universidades privadas. Pero hasta el momento, según Ostoja, no han tenido la recuperación que esperaban.

A diferencia del resultado general que están teniendo las universidades en el país, Rocío Espinel, directora de asuntos estudiantiles Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), señala que en el segundo semestre del 2020 recuperaron el número promedio de alumnos matriculados que tenían hasta antes del inicio de la pandemia.

“Alcanzamos los más de 23.000 estudiantes en el primer semestre. En el segundo, regresaron unos 2.000 estudiantes con una matrícula más formal, y volvimos a alcanzar casi 26.000, como en otros años”, precisa Espinel.

MIRA | Debilidades y los retos del sector salud: ¿Qué debe priorizar el próximo presidente?

El impacto de la crisis económica y sanitaria en la PUCP, según Espinel, se ha visto sobre todo en el número de becas solicitadas y en la reducción del número de cursos que llevan los alumnos en promedio por ciclo. Sin embargo, en el ciclo verano (2021-0) han registrado una matrícula inusual.

“Entre 2.000 y 3.000 estudiantes solían llevar cursos en verano. Este año hemos tenido 9.000. Son jóvenes que no han podido llevar toda su matrícula completa en los dos semestres anteriores”, afirma Espinel.

En regiones, similar suerte han tenido la Universidad Continental y la Universidad para el Desarrollo Andino (UDEA).

Fernando Barrios, presidente del directorio de la Universidad Continental, estima que en el 2021 tendrán 40.000 estudiantes, cifra superior a los 35.000 del 2020.

“En marzo del 2020 habíamos batido récord de captación. Cuando se inició la pandemia, tuvimos un retiro importante de estudiantes por la situación económica. De los 35.000 estudiantes, 5.000 pidieron reservas. Pero parte de ellos, se reincorporaron en el segundo semestre”, detalla Barrios.

Por su parte, Alexander Abad, director ejecutivo de la UDEA, señala que solo con el primer examen de admisión que se ha tomado este año, han podido superar el número de ingresantes del 2020.

Asimismo, Abad cuenta que para el primer semestre del 2020 estimaban tener 500 alumnos matriculados, pero solo tuvieron 460.

“Nuestra deserción está en 1,47%. De esa cifra, un 95% se retiró por temas económicos. Los padres o los estudiantes que se pagaban sus propios estudios no tienen la posibilidad de pagar y tienen que retirarse temporalmente”, explica Abad.

En cuanto a los institutos, un sondeo realizado por Asiste Perú mostró que la matrícula en enero del 2021 se estaba recuperando tras la caída del 2020; sin embargo, en febrero disminuyó el número de alumnos inscritos a raíz de la cuarentena.

“El impacto que tienen la medidas de contención de la pandemia influyen en los empleos temporales. Y eso afecta a los estudiantes de los institutos. Alrededor del 50% de los estudiantes se solventan sus estudios”, precisa Cárdenas.

CLASES PRESENCIALES

De otro lado, consultamos con la Sunedu y las universidades sobre la posibilidad de un regreso a clases presenciales durante el 2021.

Al respecto, la Sunedu indicó a Día1 que las universidades son autónomas, y por ende, estas definen en qué momento retoman actividades. No obstante, la superintendencia precisa que la decisión que estas tomen no puede ir en contra las disposiciones sanitarias que da el Gobierno.

En ese sentido, Ostoja considera que la mayoría de universidades va a priorizar la salud de sus alumnos y de su personal. Por tanto, continuarían con clases virtuales y solo en casos de trabajos en laboratorios u otros similares, se hará de manera presencial.

Los estudiantes de pregrado que culminaron su estudios durante el 2020 y el 2021 podrían acceder al bachillerato automático. (Foto: Getty Images)
Los estudiantes de pregrado que culminaron su estudios durante el 2020 y el 2021 podrían acceder al bachillerato automático. (Foto: Getty Images)

Una posición similar tienen los institutos. Según una encuesta de Asiste Perú, cerca del 70% no volvería a clases si es que no han recibido la vacuna contra el COVID-19. Por tanto, consideran que las clases a distancia continuarán por varios meses más. Solo se haría una excepción cuando se trate de trabajos prácticos.

El reto para la educación superior no es sencillo. No basta con que haya una mejora en el número de matriculados o en otros indicadores financieros. La atención deberá estar también en los rostros de aquellos que no pudieron empezar sus estudios y de quienes tuvieron que dejar sus carreras.

BACHILLERATO AUTOMÁTICO

El pleno del Congreso aprobó el jueves 11 de marzo la norma que modifica la Ley Universitaria, con la finalidad de otorgar el bachillerato automático para los estudiantes que hayan concluido sus estudios en el 2020 y 2021. Asimismo, se les exonerará de la presentación y aprobación del trabajo de investigación.

Al respecto, Ostoja, de Fipes, indicó que la ley podría ser inconstitucional si se aplica a los estudiantes que terminaron la universidad en el 2020. También mencionó que esta iría en contra de un principio de la ley universitaria: la mejora de la calidad de las universidades peruanas y la promoción de la investigación en estas.



TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir