Estos son los distritos de Lima donde hay mayor morosidad financiera y no financiera

El deterioro del empleo y de la actividad económica, a causa de la pandemia de coronavirus, afectó el comportamiento de pago de las personas, sobre todo en los distritos más populosos de la capital. Incluso, los atrasos se evidenciaron tanto en los servicios financieros como en los de telefonía, ventas por catálogo, casas comerciales, pagos de impuestos, entre otros servicios, de acuerdo con un informe del buró de créditos Equifax y del Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad del Pacífico.

Así, de los 15 distritos que concentran el 85% del total de deudas atrasadas en Lima, Comas registró el crecimiento de la mora promedio más alta, con una tasa del 17,7%. El monto del incumplimiento de pago de las personas, en Comas, llegó a S/4.641, equivalente al 105% de los ingresos familiares, promedio, en el distrito.

LEE TAMBIÉN: Fact-checking: George Forsyth y su frase que Reactiva Perú solo llegó a “grandes empresas”

También, Santiago de Surco y Los Olivos se posicionaron como la segunda y tercera plaza, respectivamente, con la mayor alza de la deuda promedio atrasada, al registrar un avance del 13% y 8,4%, de acuerdo con el estudio.

En cuarto lugar se ubicó Chorrillos, y le siguieron San Juan de Miraflores, Villa María del Triunfo, San Martín de Porres y Villa El Salvador. En todos, la deuda promedio atrasada es equivalente a casi el 100% de los ingresos familiares.

No obstante, en San Borja, Ate y San Juan de Lurigancho, la deuda promedio morosa disminuyó, en el caso del primero en 1,7%, del segundo en 2,1%, y del tercero en 3,2%.

LEE TAMBIÉN: AAFP: “Con retiro de 2 UIT, saldría [de los fondos] casi 80% de todo lo liberado en el 2020”

A decir de Enrique Castellanos, profesor de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico, a excepción del incremento de créditos en Comas y en Santiago de Surco, el avance de la morosidad ha sido moderado.

Para el catedrático, dicha variación mesurada puede estar asociada a los programas de créditos del Gobierno, a las reprogramaciones del pago de las deudas y las autorizaciones para la disposición de parte de los ahorros de la CTS y la AFP.

“Una caída del PBI del 11% como la registramos en el Perú el año pasado es para tener la morosidad volando”, sostuvo.

Manifestó que lo negativo de esta situación es que la población puede haber quedado empobrecida, debido a que se gastó sus ahorros.

LEE TAMBIÉN: Daniel Peredo: ¿cuál es la situación legal de los derechos laborales que su familia reclama?

SAN ISIDRO ES EL MÁS MOROSO

También, el estudio reveló que la deuda promedio atrasada de las personas en San Isidro es varias veces mayor respecto al resto de distritos de la capital. Incluso, supera en más de seis veces a la mora promedio en La Molina, Miraflores, San Borja, y Santiago de Surco.

Según el reporte, la mora promedio en el distrito exclusivo alcanzó los S/101.889 y aumentó en apenas 0,6% frente a diciembre del 2019.

Esta situación obedecería, según un ejecutivo de un importante banco local que prefirió el anonimato, a factores como el hecho de que los deudores registren como domicilio el de su centro de trabajo y que estén ubicados en San Isidro, así como que los residentes del distrito tiendan a tomar deudas de mayor monto como los créditos hipotecarios y vehiculares.

LEE TAMBIÉN: Yonhy Lescano y su afirmación falsa sobre ‘la tasa de interés cero’ de Reactiva Perú

Según un reporte de Ipsos Perú, basado en la información del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el ingreso promedio de los hogares en San Isidro es el más alto de la capital, con un valor de S/9.704,8.

SE PRIORIZA TELEFONÍA

De otro lado, el estudio también reveló que, el año pasado, el número de personas morosas en todo el país por cualquier tipo de deuda disminuyó a niveles inclusive inferiores al periodo prepandemia, explicado por lo indispensable que se ha vuelto el servicio de telecomunicaciones, que demanda estar al día en los pagos.

Según el estudio, al cierre de 2020, el número total de morosos disminuyó en alrededor de 1,2 millones, es decir en 15,6%, frente a febrero del mismo año. Sin embargo, el monto total de la deuda atrasada aumentó en 2,1% en dicho lapso, al totalizar S/33.543 millones.

Para Sergio Soto, gerente de Desarrollo de Negocios de Equifax, existen dos explicaciones. En primer lugar, la deuda atrasada total por todo tipo de obligación aumentó, debido a que en el sistema financiero se ha comenzado apreciar un aumento en la cartera atrasada a medida que empiezan a vencer las reprogramaciones.

LEE TAMBIÉN: Glovo será PedidosYa: ¿qué cambiará para los usuarios y para su estrategia en Perú?

Esta situación se ha puesto en evidencia sobre todo en los créditos de consumo como el dinero plástico, en que la morosidad ha subido a niveles del 11,1% al cierre del año pasado, según la SBS.

No obstante, Soto agregó que la reducción del número de deudores morosos obedece a la normalización en el pago en el servicio de telecomunicaciones, asociado a su demanda por la pandemia. El ejecutivo precisó que estas deudas, en promedio, son de montos bajos por lo que se diluyen frente al crecimiento de la cartera atrasada de las entidades financieras.

“Las telcos han parado la mano en reportar a clientes morosos, porque los hogares se han dado cuenta que las telcos son un servicio básico”, manifestó el ejecutivo.

Según Entel, el cumplimiento de pago que se dio en el sector, a fines del año pasado, respondió a lo indispensable que se a vuelto el servicio de telefonía para la población. La empresa indicó que las personas están privilegiando el pago de los servicios de telefonía, debido al teletrabajo, los estudios de los hijos y las compras y pagos que hacen día a día.

Por último, Javier Salinas, director de Emprende UP, afirmó que la mora podría continuar en alza en los siguientes meses, en la medida que se vayan regularizando las reprogramaciones de créditos en el sistema financiero.

TE PUEDE INTERSAR

MIRA TAMBIÉN

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir