Exploración minera: los nuevos proyectos que darán que hablar en el futuro

La prolongada cuarentena impuesta por el Gobierno en la primera ola del COVID-19 ocasionó un fuerte impacto en el sector minero y, especialmente, en la industria de exploración, que cayó a su punto más bajo en más de una década.

Si bien es cierto la minería se reactivó rápido [en junio] la exploración recién lo hizo en octubre, lo que explica esa caída”, explica Enrique Garay, presidente del congreso de exploración minera ProEXPLO 2021.

LEE TAMBIÉN: El drama de la búsqueda de futuras minas en el Perú: ¿se agota el ‘pipeline’ de nuevos proyectos?

Según estadísticas del Ministerio de Energía y Minas (Minem) la inversión en esta actividad cerró el 2020 con US$222 millones, 38% menos que en 2019 y 75% menos que en 2012, pico histórico de esta actividad (US$905 millones).

Se trata de una caída progresiva, solo detenida en 2017 y 2018, cuando el Perú llegó a posicionarse en el cuarto lugar entre los destinos más atractivos para la exploración minera.

LEE TAMBIÉN: Economía peruana crecería en alrededor de 10% este año: ¿a qué regiones les irá mejor?

Hoy hemos involucionado al séptimo lugar. Una negativa performance que hace reflexionar al ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez.

Pensamos que va a ser muy importante que el próximo gobierno preste apoyo a la exploración minera para recuperar el cuarto lugar del 2018”, indica.

¿Cuáles son las perspectivas para esta actividad, de la cual depende el descubrimiento de nuevos yacimientos?

LEE TAMBIÉN: Ejecución de proyectos mineros en cartera reduciría la pobreza al 15%, según Perumin

La inversión en exploración minera decae. Será una labor del próximo gobierno reactivarla
La inversión en exploración minera decae. Será una labor del próximo gobierno reactivarla

CARTERA DE PROYECTOS

La exploración minera, asegura Valeria Aguinaga, analista del Minem, empezó con buen pie el 2021, pues en lo que va del año ingresaron 13 nuevos proyectos.

Precisamente, para monitorear estas iniciativas, el Minem lanzó hace dos semanas su Cartera de Proyectos de Exploración Minera, compuesta por 60 proyectos de oro, cobre, plata, zinc, estaño y plomo por un monto conjunto de US$506 millones.

LEE TAMBIÉN: Minería en el 2020: un año de freno a la producción y conflictos laborales ante jornadas atípicas por COVID-19

Es el caso de los proyectos Soledad (plata) de Chakana Resources, Los Chapitos (cobre) de Caminos Resources, Lourdes (oro) de Pucará Resources, Huiñac Punta (cobre) de Condor Exploration, Yumpag (plata) de Compañía de Minas Buenaventura y Romina 2 (zinc) de Volcan, por citar solo unos ejemplos.

Se trata, explica Jaime Gálvez, de inversiones que se ejecutarán en los próximos dos años y que podrían sumarse (caso de ser exitosos) a la Cartera de Proyectos de Construcción de Mina (US$56 mil millones), que engloba a iniciativas que superan la etapa de exploración.

Para que esto suceda, sin embargo, estas iniciativas deben superar muchas dificultades, empezando por la densa burocracia.

La burocracia es la principal traba a la exploración minera, sostienen las compañías exploradoras.
La burocracia es la principal traba a la exploración minera, sostienen las compañías exploradoras.

TRABAS A LA EXPLORACIÓN

Así lo entiende Steve Zuker, CEO de Pucará Gold, operador del proyecto de oro Lourdes (Ayacucho), uno de los 60 priorizados por el Minem.

Perú es un país geológicamente muy atractivo, pero la burocracia con la que tenemos que lidiar es bastante dura. Y eso puede hacer que las inversiones se vayan a otro lugar”, anota.

Las demoras en la aprobación de los permisos para explorar se han erigido en la peor pesadilla para los exploradores mineros. Las estadísticas son elocuentes.

LEE TAMBIÉN: Sube el cobre pero la minería pierde atractivo para inversionistas: ¿Cómo recuperar competitividad?

Garay recuerda que hace 10 años la gestión de un permiso para perforación (DIA) demoraba apenas dos meses.

Hoy demora entre 18 meses a dos años, mientras que en Chile requiere solo dos meses y en Canadá tres semanas”, apunta el geólogo.

Del mismo modo, la consulta previa en la etapa de exploración constituye otro factor disuasorio para las empresas exploradoras pues duplica los acuerdos de uso de territorio (acceso a la tierra) que los exploradores mineros pactan cuando inician un proyecto.

Sin embargo, estas trabas son compensadas largamente por la confianza en el potencial geológico del Perú, que impele a los exploradores mineros a seguir adelante, pese a todas las dificultades. Su premio: promisorios yacimientos que podrían devenir en las minas del futuro.

El llamo amazónico de Ucayali es una nueva frontera para la exploración minera formal. (Foto: Inforegión)
El llamo amazónico de Ucayali es una nueva frontera para la exploración minera formal. (Foto: Inforegión)

NUEVOS HORIZONTES

Es el caso de tres nuevos proyectos mostrados en ProEXPLO 2021. Uno de ellos es el pórfido de cobre-oro-molibdeno Illari, descubierto por Newmont en las alturas de Oyón, el cual demostraría que sí puede haber grandes minas cupríferas en la región Lima.

Es el nuevo amanecer para encontrar depósitos gigantes de pórfidos en esta parte del Perú”, señala Elmer Flores, gerente de exploraciones de Newmont Perú.

Otro caso es el proyecto de oro-cobre Ucayali, de la canadiense Hannan Minerals, el cual abre una nueva frontera para la exploración minera en el llano amazónico, según destaca Enrique Garay.

LEE TAMBIÉN: Desarrollo de la minería impulsaría reactivación económica: ¿Qué se necesita para que su crecimiento sea más rápido y eficaz?

Y el tercero es el proyecto de níquel-cobalto Trapiche (Junín), a cargo de Volcan, el cual demostraría que en el Perú se pueden descubrir otros minerales estratégicos para la revolución energética verde, además del litio y el cobre.

Níquel, cobalto y litio son los minerales que va a requerir el futuro para reducir la contaminación ambiental provocada por los combustibles fósiles. Y el Perú los tiene, felizmente”, señala Garay.

El potencial existe. Sólo hace falta cimentar una visión de largo plazo para los proyectos mineros, porque se trata de inversiones de largo plazo que pueden demorar 10, 15, 20 o más años, como Quellaveco, que tardó casi 70 años en desarrollarse.

TE PUEDE INTERESAR

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir