Playas del norte: ¿qué medidas están tomando para atraer a los turistas pese a la pandemia?

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha generado el mismo efecto que una montaña rusa para las empresas vinculadas al turismo en las playas de Piura. Con las idas y vueltas en cuanto a la restricción de los viajes durante los últimos meses, los empresarios de este famoso litoral norteño han visto cómo sus ventas subían hasta bordear el 100% de lo conseguido en tiempos de normalidad y cómo, con la misma velocidad, bajaban hasta cero.

Ese subibaja en la facturación se ha dado hasta inicios de este mes, cuando el Gobierno liberó el acceso a los balnearios piuranos (aunque todavía con ciertas condiciones). Así las cosas, los hoteles, restaurantes y agencias de viajes en esta zona del país han comenzado a recuperarse y en este momento miran el futuro con cierto optimismo.MI

LEE TAMBIÉN | Turismo en el Perú: ¿Cómo piensan las empresas de este sector recuperarse en los próximos meses?

Según José Miguel Alzamora, cabeza de la Dirección Regional de Turismo (Dircetur) de Piura, ya ahora los hoteles de estas playas norteñas están operando con entre el 10% y 20% de ocupación gracias a la flexibilización de las restricciones para los bañistas. “Hoy vemos un ligero incremento respecto de semanas anteriores. En febrero nos fue muy mal. La exigencia –ya eliminada- de pruebas COVID-19 negativas para quienes venían por vía aérea encarecía mucho sus pasajes, hasta por S/400 más. Eso se vio reflejado en nuestra baja ocupación”, explica el funcionario.

Para estos días el sector espera crecer a partir de esta base de entre 10% y 20% de ocupación hotelera en los balnearios piuranos, que destacan a nivel nacional e internacional por playas como Vichayito, Órganos y Máncora, entre otras. “Poco a poco estamos viendo un desplazamiento hacia nuestro litoral”, refiere Alzamora.

Máncora
Los hoteles de las playas piuranas vieron caer su ocupación a cero debido a la emergencia sanitaria. Hoy están entre el 10% y 20%. (Foto: César Bueno/ GEC).

MEDIDAS PARA GARANTIZAR LA SALUD

Para asegurarse de que este avance sea sostenido, los empresarios piuranos están trabajando en una serie de medidas que les den a los turistas la confianza para que puedan visitarlos sin miedo al contagio por COVID-19. La primera de esas garantías llegó con la visita de la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Claudia Cornejo, quien el fin de semana pasado le entregó a este atractivo litoral norteño el sello ‘Safe Travels’, un reconocimiento que pasa a darle el estatus de un ‘destino seguro’ tanto en el Perú como en el mercado internacional.

MIRA | Peruvian Airlines: trabajadores buscan convertirla en aerolínea de bandera para evitar que desaparezca

Otra medida que han tomado en estas playas es el manejo de los aforos de bañistas. En estos momentos, por ejemplo, sólo se permite el ingreso de alrededor de 1.600 personas en el triángulo conformado por Máncora, Pocitas y Playa El Amor, indica José Miguel Alzamora. “Ello representa el 40% de lo que manejábamos antes de la pandemia”, precisa el vocero de la Dircetur Piura.

Además del acceso controlado, se gestiona la permanencia de los visitantes a través de las llamadas ‘burbujas sociales’, espacios de 16 metros cuadrados para ‘cercar’ a los grupos de bañistas, que a su vez están separadas de otras ‘burbujas’ por una distancia de tres metros entre ellas, como explica Alzamora a nuestro suplemento Día1.

Con todas estas medidas, que incluyen, por supuesto, la obligación para cada turista de contar con doble mascarilla (cuando no está en la playa) y desinfectante, en la costa piurana proyectan alcanzar un 50% de ocupación hotelera al cabo de dos meses. “Debemos ser pacientes porque la flexibilización de los viajes se ha dado cuando ya está acabando la temporada de verano y cuando ya han comenzado las clases escolares. Sin embargo, algo que tenemos a favor es que aquí hay sol todo el año”, comenta el titular de la Dircetur Piura.

ADIÓS A LA SEMANA SANTA

La proyección mencionada líneas arriba tendrá un bache no menor entre el 1 y 4 de abril, días que corresponden a la Semana Santa pero que han quedado descartados para el turismo a nivel nacional, como dio a conocer el Gobierno ayer.

Como se recuerda, en este período –salvo el 4 de abril- estará restringido el traslado de personas y bloqueados los viajes por vía terrestre o aérea, tal cual anunció la presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez. “La Semana Santa es una fecha muy importante para nosotros pero también somos conscientes de la situación y vamos a respetar esas medidas”, acota José Miguel Alzamora.

Los empresarios piuranos saben, además, que siempre hay una cuota de incertidumbre con el coronavirus y que, así como hemos tenido una primera ola de contagios y estamos viviendo la segunda, existe la amenaza de una tercera, y que en ese contexto la aplicación de las vacunas será vital para la salud de los peruanos y para esta industria de los viajes.

Playas
El litoral piurano, encabezado por Máncora, Pocitas y Playa El Amor, ha conseguido recientemente el sello 'Safe Travels'. (USI).

MIRADA OPTIMISTA

En el balneario piurano hay por lo menos 400 hoteles y muchos de ellos han lidiado con la amenaza de quiebra durante todo un año, de acuerdo a Javier Bereche, presidente de la Cámara de Comercio de Piura.

MÁS INFORMACIÓN | Vuelos y segunda ola de COVID-19: ¿a dónde se podrá viajar fuera y dentro del Perú y cómo hacerlo?

A pesar de lo dicho, hay esperanza en este sector. “El año pasado fuimos de menos a más a medida que se levantaban las restricciones. Pasamos de un 20% de ocupación a un 50%, luego subimos a 85% y en algunos casos llegamos al 100% para las fiestas de fin de año”, señala Alzamora. Escepticismo por nuevas restricciones siempre hay, pero también optimismo sobre la recuperación de esta industria.

“Todos hemos sido afectados, hoteles, casas de playa, restaurantes y agencias. Pero nosotros estamos haciendo lo que corresponde para reactivar el turismo, ahora esperamos que los viajeros sean responsables y también pongan su granito de arena”, finaliza el líder de la Dircetur Piura.

El camino es cuesta arriba pero, de todas formas, tiene un final alcanzable.

TE PUEDE INTERESAR:

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir