Turismo en el Perú: ¿Cuáles son los planes de las empresas de este sector para recuperarse en los próximos meses?

Después de varios meses sin operar o trabajando con rigurosas restricciones, las empresas del sector turismo en el Perú obtuvieron un poco de oxígeno por parte del Gobierno, que la semana pasada levantó buena parte de los obstáculos que les impedían recabar ingresos durante esta pandemia del coronavirus.

Fue Claudia Cornejo, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, quien dio a conocer el último jueves los detalles de esta flexibilización de condiciones para la industria de los viajes. Entre lo más destacable figura la eliminación del requisito de pruebas COVID negativas para los pasajeros que se trasladen en vuelos nacionales, y la eliminación, también, de la cuarentena para los viajeros que arriben desde el extranjero, siempre que presenten su prueba –con una vigencia de 72 horas–comprobando que no son portadores del virus.

LEE TAMBIÉN | Peruvian Airlines: trabajadores buscan convertirla en aerolínea de bandera para evitar que desaparezca

Además, el Gobierno ha desbloqueado nuestras fronteras para los vuelos internacionales con más de ocho horas de recorrido, exceptuando todavía –por lo menos hasta finales de este mes– a los que provengan del Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

La noticia, como el lector puede inferir, ha tenido casi el mismo efecto que un ‘electroshock’ en las compañías vinculadas al turismo en nuestro país, el 90% de las cuales son micro y pequeñas empresas (mypes). Muchas venían pidiendo estas medidas desde el año pasado, pues las restricciones han sido de las más radicales del mundo, como ha señalado el presidente de la Sociedad de Hoteles del Perú (SHP), José Koechlin. (De hecho, vale decir que en ningún otro país del globo se había exigido pruebas COVID negativas a los pasajeros que hagan vuelos domésticos).

El turismo internacional (receptivo) hacia el Perú cayó en más de 90% el año pasado, y esa tendencia se ha mantenido en enero de este 2021, según el Mincetur. (Infografía: Jean Izquierdo).
El turismo internacional (receptivo) hacia el Perú cayó en más de 90% el año pasado, y esa tendencia se ha mantenido en enero de este 2021, según el Mincetur. (Infografía: Jean Izquierdo).

PÉRDIDAS POR US$11 MIL MILLONES

El impacto de la cuarentena ha sido nefasto para esta industria. Según Carlos Canales, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), el sector pasó de generar US$12 mil millones en el 2019 a poco más de US$1.000 millones en el 2020, es decir, una caída a la sexta parte de sus ingresos en tiempos de ‘normalidad’. No sólo eso, son 3,5 millones de trabajadores de esta actividad los afectados por la crisis sanitaria, y dos millones de ellos no han tenido ningún tipo de ‘colchón’ para lidiar con la pandemia, pues eran independientes o estaban en la informalidad.

MIRA | Turismo y COVID-19 en el Perú: estos fueron los destinos preferidos por los peruanos dentro y fuera del país | INFORME

Sólo para mostrar una de las tantas aristas de este descalabro, sirve saber que 70 mil restaurantes han quebrado por el ‘efecto coronavirus’, como indica la segunda vicepresidenta de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Afines del Perú (AHORA), Liliana Picasso.

Y si vemos el panorama en términos de ingresos de turistas internacionales, por ejemplo, ese flujo ha caído en 96% si comparamos enero de este año con el mismo mes del 2020, de acuerdo al Mincetur.

Lo dicho tiene su repercusión en cada atractivo turístico que uno revise a nivel nacional. Si analizamos las cifras que reporta Machu Picchu, en el Cusco, que es nuestro principal destino turístico, este pasó de recibir 1,5 millones de visitantes en el 2019 a sólo 266 mil el año pasado. Y si pasamos a repasar lo que ha acontecido en otra joya de nuestro país, las Tumbas Reales del Señor de Sipán, en Lambayeque, esta pasó de trabajar con 185 mil viajeros en el 2019 a hacerlo con apenas 42 mil en el 2020, con el escalofriante récord de no recibir a ningún visitante entre abril y noviembre del año pasado.

UNA RUTA PARA TRABAJAR

Frente a tamaña crisis, las recientes medidas dictadas por el Gobierno le dan un impulso vital al sector, pero no son suficientes dada la gravedad de la situación, refiere Enrique Quiñónez, vicepresidente de la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur). A juicio del ejecutivo, es necesario tener un panorama más claro para que las empresas de este rubro puedan programar sus próximos pasos.

En esta industria, anota Quiñónez, contar con un cronograma es fundamental. “Nos hace falta ‘predictibilidad’. Nosotros trabajamos con tres meses de anticipación, porque con esa previsión se compran los paquetes turísticos. Nadie, ni a nivel local ni mucho menos internacional, viaja de un día para el otro”, explica.

En esa línea, el vocero de Apotur señala que es preciso conocer cómo el Gobierno irá flexibilizando las restricciones pendientes, o por lo menos tener un espacio en las mesas donde este tipo de medidas se discutan. “Por ejemplo, quisiéramos saber cuál será el panorama para abril (Semana Santa) o para julio, que es la temporada alta de Fiestas Patrias. Ya en nuestro caso, el primer bimestre de este año está perdido”, añade.

Eso por el lado de las estrategias en torno a la comercialización de los viajes. Luego, hay otros tipos de medidas –de corte financiero– que precisa esta industria para subsistir, apunta Carlos Canales, de Canatur.

Los ingresos de la industria de los viajes pasaron de US$12 mil millones en el 2019 a US$ 1.000 millones en el 2020. (Infografía: Jean Izquierdo).
Los ingresos de la industria de los viajes pasaron de US$12 mil millones en el 2019 a US$ 1.000 millones en el 2020. (Infografía: Jean Izquierdo).

SALVATAJE FINANCIERO

“Los programas impulsados por el Gobierno, como los Reactiva I y II, el FAE Mype y el FAE Turismo, han sido una burla”, prosigue. “Respecto del FAE Turismo, sólo se han otorgado 1.000 créditos de una línea de S/200 millones”, comenta el titular del gremio. Por eso, ellos han solicitado medidas más eficaces, como líneas de créditos de 10 a 12 años, con un año de gracia y tasas de interés que fluctúen entre el 3% y 4%. Además, la exoneración del IGV para las empresas del sector por dos años, y la del Impuesto a la Renta por un quinquenio, para poder reactivarse.

MIRA | Turismo en las playas del norte: empresarios comienzan a quebrar por caída de ocupación de hoteles

Sobre dichas medida3s el Ejecutivo aún no se pronuncia. En tanto, el turismo espera retomar algo de su vuelo estos días.

BONNUS TRACK 1: EL PROBLEMA DESDE DIVERSAS PERSPECTIVAS

1. Sin ecoturismo

En el caso de la Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Especializado (APTAE), cuentan con 100 mil trabajadores afectados desde el inicio de la cuarentena, como ha explicado su presidente, Francisco Basill.

2. Sin ferias ni convenciones

En cuanto a la Asociación de Ferias del Perú (AFEP), hay alrededor de 250 mil personas que se han quedado sin ingresos, debido a que han perdido sus puestos de trabajo ya desde hace un año. Este gremio tiene 100 eventos a la espera de que se les vise su realización, para ser programados, como indica su titular, Manuel Centeno.

3. Aerolíneas en rojo

Respecto a las aerolíneas, la crisis ya viene cobrando la salida de Avianca del Perú.

Alrededor de 3,5 millones de personas trabajan el el sector turismo. 1,5 millones lo hace en el sector formal y 2 millones en el informal.
Alrededor de 3,5 millones de personas trabajan el el sector turismo. 1,5 millones lo hace en el sector formal y 2 millones en el informal.

BONNUS TRACK 2: UNA RECUPERACIÓN AÚN LEJANA

¿Qué tan rápida puede ser la recuperación de esta industria de cara a los próximos años? Hacia finales del 2020, antes de que nos afecte la segunda ola del coronavirus, expertos como Juan Stoessel, gerente general de la cadena de hoteles Casa Andina, estimaban que esto podría darse entre finales del 2022 e inicios del 2023.

Que eso se concrete dependerá de varios factores, pero hay aspectos que serán fundamentales y que no corresponden específicamente al sector turismo. El más importante es la masificación de la vacuna contra el COVID-19, como ha destacado la presidenta de la Asociación de Operadores de Servicios de Transporte Turístico (Asosettur), Ana María Escobar.

Con ella coincide Omar Narrea, profesor de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico (UP). “Mientras que en el 2019 llegaban 4,3 millones de turistas internacionales al Perú, en el 2020 solo lo hicieron 896 mil. Chile y Estados Unidos son los dos países que explican el 40% de nuestros turistas y felizmente han comenzado programas ambiciosos de vacunación, lo que genera una gran oportunidad para el 2021”, anota el académico.

El reto a nivel de política pública es fortalecer los sistemas de salud para atender a los visitantes, añade.

Además, Narrea apunta que será preciso acompañar a las empresas de turismo para que mantengan altos estándares de salubridad. “Y Promperú debe establecer campañas de promoción en ambos países y entender bien al turista en sus nuevos patrones de viaje post COVID”, finaliza.

TE PUEDE INTERESAR:

* Congreso aprueba por insistencia ley que plantea topes a las tasas de interés

* Debilidades y los retos del sector salud: ¿Qué debe priorizar el próximo presidente?

* ¿Cuánto puede percibir por realizar jornadas fuera del tiempo de trabajo remoto?

* Gobierno subsidia a empresas que impulsen empleo formal ¿Qué debes tomar en cuenta?

* Deserción escolar y nuevas exigencias del Minedu golpean a los colegios privados

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir