Unilabs: “Entre el 10% y 15% de las pruebas que tomamos al día dan positivo a COVID-19”

Unilabs, centro de soporte al diagnóstico, pasó de procesar 500 pruebas COVID-19 a tener una capacidad de procesar 12 mil en un año de pandemia. Giancarlo Sanguinetti, gerente General y CEO Latam del grupo europeo, hace un balance de lo que fueron estos meses para el laboratorio que procesa el 20% de pruebas en el país, anuncia llegada de nuevas pruebas y su postura sobre la compra de vacunas por parte del sector privado.

MIRA: Glovo cambia y se convierte en PedidosYa: ¿qué cambiará para sus usuarios en Perú? [ENTREVISTA]

–¿Cuál es el balance del primer año de la pandemia para Unilabs?¿Cómo lograron atender la demanda ante la creciente curva de contagios de COVID-19?

La pandemia nos agarró con unas pocas semanas de preparación. Somos una trasnacional, por lo que al ver lo que sucedía en Europa pudimos ser proactivos con nuestro laboratorio molecular, que ya funcionaba para otro tipo de pruebas, pero que nos permitió procesar las pruebas COVID-19. Hoy tiene una capacidad de procesar hasta 12 mil pruebas diarias. Además del laboratorio, nos enfocamos en tener los mejores insumos y kits que detectan todas las variantes.

–¿Cuántas pruebas analizaban al principio?

Cuando se inició la pandemia teníamos un laboratorio molecular, que se tuvo que ir implementando, primero, para la acreditación por el Instituto Nacional de Salud (INS) para procesar las pruebas COVID-19. Empezamos haciendo 500 pruebas diarias y hoy tenemos un laboratorio con capacidad de procesar 12 mil pruebas diarias. En un inicio con un tiempo de respuesta de dos días, y ahora no pasa de entre 8 y 12 horas.

–¿Qué volumen de pruebas procesan?

Actualmente atendemos al 20% de la población del país con este tipo de pruebas y más del 40% de la demanda del sector privado, según el Ministerio de Salud (Minsa). Números que nos permiten obtener información valiosa y un amplio análisis de data para aportar al INS y al Minsa.

–¿Qué conclusiones han encontrado hasta el momento en base a la data recopilada?

Estamos aún en el proceso de análisis y balance del año, porque recordemos que en estos meses hemos vivido una primera y segunda ola muy marcadas, con un pico en agosto y el tipo de paciente positivo de la primera ola fue distinto al paciente positivo de la segunda. Tenemos un portafolio de pruebas COVID-19 amplio (molecular (PCR), de antígenos, serológicas y CLIA, para medir los anticuerpos presentes y detectar si hay rastros del coronavirus), donde las pruebas moleculares son el gold standard. Y ahora traeremos unas nuevas pruebas para medir anticuerpos neutralizantes como efecto de la vacuna, una prueba relevante que ayudará a conocer su efectividad en los peruanos que se la han colocado.

–¿Cuándo se tiene previsto que tengan esas pruebas?

Yo creería en las próximas dos semanas, durante este mes, ya realizamos el pedido. Sin duda, ayudará a medir activamente la efectividad de las vacunas en los peruanos inoculados con las dos dosis a través de los anticuerpos neutralizantes, ya que si las vacunas son efectivas ya que si es así estará generando cierta inmunidad, por lo menos momentánea.

–¿Cuántas llegarán?

La solicitud es de entre 80 mil y 100 mil pruebas, porque lo ideal es que vaya destinado al volumen de vacunados que se tiene en esta primera etapa del Gobierno, donde algunos no tendrán la necesidad de hacerla y otros querrán hacerla para tener certeza del efecto positivo que esperan con ella. Son pruebas de seguimiento para toda vacuna contra el COVID-19.

–¿Será útil para cualquier vacuna más allá del tipo que sea (virus inactivado, ARN u otras)?

Exactamente, el objetivo es validar si finalmente generó inmunidad en el paciente, que es lo que se espera.

LEE TAMBIÉN | Propuestas de al menos cinco partidos políticos pondrían en riesgo autonomía del BCR: ¿Cuáles son los planteamientos?

–¿Se aplicarán primero en Lima?

Sí, pero Unilabs tiene sedes en el norte, en el sur, por lo que queremos capilarizar estas pruebas a través de todas nuestras sedes. Allá también tenemos laboratorios estructurados con procesamiento in situ.

–¿También la red de clínicas y hospitales con las que trabajan tendrán acceso a ellas?

Probablemente la trabajemos primero para nuestros clientes y partners estratégicos (empresas). El objetivo es tener la mayor cantidad de gente analizada en corto tiempo para medir la efectividad, brindará información valiosa para el análisis y esa data la pondremos a disposición de las entidades que la requieran.

–¿Cuál será el tiempo de respuesta de estas pruebas? ¿Requerirá tecnología adicional en el laboratorio?

Son pruebas con tiempo de respuesta bastante rápidas, de un día. La infraestructura (cuatro laboratorios de procesamiento interconectados) que tenemos soporta de lejos el volumen que estamos importando. Solo tenemos que esperar a que llegue, protocolarizarla, lo que demorará un par de días) y ponerla a disposición del público.

Este mes traerán entre 80 mil a 100 mil pruebas de anticuerpos neutralizantes para medir si la vacuna ha sido efectiva en cada paciente.
Este mes traerán entre 80 mil a 100 mil pruebas de anticuerpos neutralizantes para medir si la vacuna ha sido efectiva en cada paciente.

–Ha hecho mucho hincapié en el análisis de la información, ¿este tipo de énfasis se daba antes de la pandemia o a raíz de esta se vieron en la necesidad de ir un paso más allá?

En Perú ya teníamos esa buena costumbre con toda la información de laboratorio y anatomía patológica que permitía a los médicos tomar mejores decisiones sobre números y tendencias. Con la pandemia lo hemos potenciado aún más. Ya no se trata de ser un laboratorio de los años 90 con un enfoque de solo dar resultados, sino analizar la data, ver históricos y contribuir a la mejor toma de decisiones. Ahora estamos trabajando en toda la etapa de seguimiento, de investigación en la etapa de secuenciamiento de lo que nos arrojan las pruebas COVID-19 para conocer los indicadores de cómo se ha llevado la pandemia y cómo han afectado determinadas circunstancias. En este momento, entre el 10% y 15% de las pruebas que tomamos al día en nuestras sedes dan positivo a COVID-19″

MIRA | Ladrillos Fortes: “Durante la pandemia el sector ladrillero ha pasado del 70% de informalidad al 85%”

–¿Es posible que los tiempos de respuesta (de ocho a 12 horas) de las pruebas moleculares se puedan ir ajustando en los siguientes meses o es el tiempo necesario para ello?

Nosotros hemos hecho un análisis con las instituciones internacionales que nos auditan y los tiempos más cortos para atender una prueba molecular bordean las 6 horas y media a 7 horas, claro, con el 100% de controles de calidad necesarios. Hablamos de la prueba más confiable posible. Y también tenemos la prueba de antígenos, que da el resultado en 45 minutos, pero que sirven muchísimo para pacientes sintomáticos por la alta carga viral. La que sigue siendo el gold standard para pacientes sintomáticos y asintomáticos es la prueba molecular (PCR).

–Durante la primera recta de la pandemia se hablaba mucho de la prueba rápida, ¿sigue siendo requerida?

Hay que separar dos temas. La mal llamada prueba rápida o serológica en el pasado eran las pruebitas que parecían una prueba de embarazo, que con una gota de sangre podías medir algo, pero había mucha confusión en el país respecto al alcance de ese producto. Recordemos que este es un virus respiratorio. No se puede medir un virus respiratorio en la sangre. Lo que se puede medir en la sangre es el nivel de anticuerpos que puede generar un paciente posterior al contagio.

Es ahí que mucha gente se confundía porque el nivel de sensibilidad y efectividad de esta prueba para detectar el virus era muy bajo. Partiendo de que el producto no servía para detectar el virus, nunca la ofrecimos [la prueba serológica rápida] al paciente privado para ese fin. Para detectar el virus siempre ofrecimos la prueba molecular, la prueba de antígeno, y la de anticuerpos o CLIA, que detecta 100% si el paciente generó o no anticuerpos tras el contagio.

Pruebas COVID-19 en el aeropuerto

–Desde enero están tomando pruebas en el aeropuerto Jorge Chávez (Lima), ¿qué encontraron?

Así es, tenemos una alianza estratégica con LAP y montamos un laboratorio ahí para tomar las pruebas moleculares y de antígenos. En este tiempo hemos podido obtener información valiosa, ya que teníamos entre 2 a 3 positivos al día, lo que evitaba que ingresaran al aeropuerto. Es un dato importante porque si hablamos de una prueba de antígenos positiva se trata de un paciente sintomático y, por ende, con carga viral alta que es un riesgo. Y ahí es donde va mi preocupación porque el Gobierno retiró las pruebas de antígeno de los vuelos nacionales. Hay que tener cuidado con el rebrote y riesgos innecesarios.

–¿Qué porcentaje de los viajeros que se hacían las pruebas en el aeropuerto daban positivo?

Tranquilamente entre el 1,5% y 2%, con lo que se pudo frenar el riesgo de recibir personas que no eran conscientes de su estado actual de salud.

–¿La mayoría de las personas que daban positivo al COVID-19 volaban al interior?

Casi todos iban a vuelos nacionales, por eso es preocupante.

Viajes
Desde que Unilabs firmó la alianza con LAP para ofrecer el servicio de la toma de pruebas COVID-19 en el aeropuerto, han encontrado entre 2 a 3 casos positivos al día. A nivel de todas las sedes del grupo, entre el 10% y 15% de las pruebas que se toman al día dan positivo. (Foto: AFP)

–¿Van a continuar con esta alianza con LAP o replicarla a otros aeropuertos?

Nosotros estamos fortificados con LAP de seguir sirviendo a los pasajeros con los protocolos sanitarios de las instituciones reguladoras. Por ahora no hay planes con otros aeropuertos, pero sería una buena oportunidad para que también puedan hacerlo.

–También han implementado alianzas con Joinnus y Rappi para mayor acceso de las pruebas, ¿cómo han preparado desde el lado logístico para cubrir también esta demanda?

Joinnus y Rappi nos ayudan a llegar a más pacientes, pero la logística es nuestra. Si entras a Joinnus eliges la sede, el lugar, la hora, pagas a través de esa plataforma y vas con tu ticket, la idea es evitar colas. Por Rappi se puede pedir atención a domicilio y va un profesional especializado de Unilabs, la atención directa la vemos nosotros. Hemos aumentado personal ante la demanda desde el año pasado, entre un 10% y 12% más de personal técnico y especializado, estamos viendo a futuro. Somos muy rigurosos en los niveles de atención y cuidado.

–También tienen una relación estrecha con la Federación Peruana de Fútbol (FPF), ¿en qué consiste?

Somos sponsor oficial de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), también del gran bloque mineras, petroleras, y de las principales redes de clínicas y hospitales del país. En el caso de la FPF, tenemos una alianza de colaboración formal con ellos, tanto en Liga1 como en la selección peruana, para mantener bajo los más estrictos protocolos a todo integrante de la FPF en cuanto a seguimiento, para cuidar que todo este proyecto esté bajo las más estrictas normas de bioseguridad y sanidad, según lo que el Minsa disponga. Somos muy acuciosos con ello, se tiene un protocolo muy estructurado.

–¿Los pacientes particulares o las empresas son los que más aportan a su facturación?

No, el mayor porcentaje, cerca del 55% es el volumen de empresas a las que atendemos, cerca del 30% a clínicas y hospitales [Alberto Barton (Callao) y Guillermo Kaelin (VMT)] y un 15% a pacientes particulares.

–¿Cómo fue la situación de las pruebas COVID-19 en el interior del país? ¿qué información recogieron?

En cuanto a resultados directamente de la parte COVID-19, ha sido importante tener los tiempos de respuesta de los centros de procesamiento que tenemos, que permite no perder oportunidad en provincias, sobre todo porque hubo regiones olvidadas durante la pandemia. Había pacientes que obtenían sus resultados en 8 días, en 10 días, cuando ya no tenía ningún sentido. Entonces eso nos motivó a implementar servicios de toma de exámenes para que, con una adecuada logística, ofrecer los resultados en 24 horas. (nuestro tiempo entre 12 horas, pero se extendía a un día por el traslado de las muestras). Hubo ahí una gran oportunidad, manteniendo los estándares y permitiendo que el paciente de Arequipa, Piura, Chiclayo, Cusco, tenga la oportunidad de ser preventivo y salvarse la vida.

–¿Han visto la opción de tener nuevas sedes en provincias?

De alguna manera tenemos partners con los que trabajamos a nivel nacional. En el norte, en el sur, en el oriente. Estamos viendo incrementar con ellos nuestra presencia en las zonas y mejorar tiempos de respuesta.

El 55% de su facturación viene por el volumen de empresas a las que atienden, cerca del 30% a clínicas y hospitales [Alberto Barton (Callao) y Guillermo Kaelin (VMT)] y un 15% a pacientes particulares.
El 55% de su facturación viene por el volumen de empresas a las que atienden, cerca del 30% a clínicas y hospitales [Alberto Barton (Callao) y Guillermo Kaelin (VMT)] y un 15% a pacientes particulares.

–¿Ya tienen ciudades ya identificadas?

Están en evaluación. Ya estamos en el norte y en el sur, así como tenemos partners en el centro y en la selva. Estamos en ese proceso de evaluación para descentralizar el servicio a nivel nacional.

Portafolio de pruebas tradicionales

–Si bien ahora está el foco está en el portafolio de las pruebas COVID-19, tienen un amplio portafolio de pruebas tradicionales, ¿se ha resentido desde el inicio de la pandemia?

Recordemos que el negocio tradicional es el laboratorio, anatomía patológica, biopsia y soporte al diagnóstico general, que se ha visto afectado por la larga cuarentena, por el temor de los pacientes a salir. Para este año, vemos un porcentaje cauto en la recuperación de este portafolio. Hoy en día no llega ni a la mitad de lo que era antes de la crisis sanitaria. Las más solicitadas son glucosa, triglicéridos y colesterol.

–Y ahora la demanda está concentrada en las pruebas COVID-19.

Sí, la demanda y el personal está enfocada en ellas y seguirá siendo así por unos meses más. Incluso después de la vacunación porque será importante medir la efectividad de las vacunas en cada paciente. Representa más de la mitad de nuestra facturación.

–¿La demanda del portafolio COVID-19 les permitiría crecer este 2021 como negocio?

Lo que ha permitido ha sido balancear las cargas porque tienes una empresa con recursos humanos amplia, así que permite la estabilidad en ese aspecto y enfocarte en reinvertir en bienestar y capacitación técnica, especializada y estructurar una estrategia alineada al valor de la información, herramientas digitales, business inteligence, para ser más útil al diagnóstico del médico.

–En las últimas semanas se ha debatido sobre la compra de vacunas por parte del sector privado, ¿cuál es su opinión? ¿Evalúan comprar cuando se pueda?

Lo hemos analizado bastante, conversamos mucho con entidades que pertenecen a Confiep, tenemos una participación muy activa con todos los gremios. Como compañía nuestra visión es ser éticos y respetuosos de las ordenanzas del Gobierno, pero siempre expectantes para ayudar. Somos un centro de soporte al diagnóstico y centro internacional de vacunación, tenemos una red de centros de vacunación con licencias e infraestructura necesaria para servir activamente a la estrategia que el Gobierno defina. Más allá de nuestros deseos, somos conscientes que hay una estrategia y fases que el gobierno tiene y estamos preparados para cuando nos lo soliciten.

–Se comentó [tras la reunión entre Confiep y el presidente Sagasti] que a partir de julio o agosto se podría retomar la opción de la compra de vacunas privadas, ¿piensan comprar para entonces?

Lo que creo es que hay que ser cautos y esperar cómo avanza la estrategia del actual gobierno de transición. Recordemos que para agosto tendremos un nuevo gobierno y habría que ver las decisiones políticas y estratégicas que este tome. De acuerdo a lo que se defina, estaremos listos.

–Hace unos años, tras la compra del laboratorio Blufstein dijo que las adquisiciones eran parte de la estrategia del grupo, ¿lo sigue siendo o se frena por la coyuntura?

Sí, compramos toda la red de laboratorios Blufstein y la red del Instituto de patología Arias Stella. Fue muy interesante porque se corporativizaron nuestros proyectos y la marca Unilabs se ha visto reforzada en el país: hoy debemos ser uno de los dos o tres laboratorios más grandes. En cuanto a la estrategia, en estos meses no dejamos de mirar al menos con un ojo nuestro negocio tradicional y la estrategia de crecimiento. Seguro habrán novedades en los siguientes meses del año de alguna compra y de expansión orgánica.

–¿Cuál es la participación de mercado que tiene el grupo en el Perú?

Yo tendría que separar claramente la parte COVID-19, que ha sido más medida y analizada. Pero respecto al mercado de participación laboratorial es más complejo porque no hay un estudio; no obstante, creemos que por los volúmenes en procesamiento que manejamos, debernos ser uno de los dos o tres laboratorios más grandes del país.

DATOS

- El laboratorio de la operación peruana ha obtenido una certificación del Instituto Westgard como laboratorio de análisis clínico Six Sigma en todo el portafolio de pruebas COVID-19. Para ello son permanentemente auditados.

- En Unilabs trabajan alrededor de 700 personas, hubo incremento de personal técnico y especializado durante el último año.

- Unilabs fue uno de los primeros dos laboratorios acreditados por el INS para tomar las pruebas del coronavirus.

TE PUEDE INTERESAR

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir